Una dieta mental para la salud

$0.00

Por Ernest Holmes

PDF de 6 páginas

(Downloads - 0)

Description

David Seabury, en su nuevo libro, “Aventuras en el autodescubrimiento”, habla del “pus psíquico” como hablaríamos de un forúnculo, un cáncer o cualquier otra secreción mórbida del cuerpo humano. Pero esto significa un estado subjetivo, subconsciente y principalmente mental. Así, mientras el médico y el químico biológico nos dicen lo que es bueno comer para compensar nuestras deficiencias químicas, nosotros podemos ir un paso más allá y cooperar con ellos en la provisión de una dieta mental, ya que sin una actitud mental adecuada, una dieta física rara vez es lo suficientemente completa como para hacer algo más que producir una sanación temporal.

Afirmamos que la causalidad es invisible y, al igual que el psicólogo, en gran medida emocional. También afirmamos que la inspiración y la realización espiritual son necesarias para una vida psíquica bien regulada. El médico diagnostica el cuerpo y prescribe un remedio; lo mismo hace el psicólogo. Ambos son buenos, cada uno es necesario, pero estoy totalmente de acuerdo con Seabury, Link, Jung y algunos otros psicólogos destacados, en que a menos que el alma o la psique se espiritualice más, no puede haber ninguna sanación permanente. Hay una tendencia creciente en el campo de la psicología a regresar a sus pacientes a algún campo de la religión. Esto es una confesión sorprendente de que no sólo de pan vive la psique.

¿Qué pensamientos y estados emocionales, entonces, respaldan ciertos tipos de enfermedades? He observado, por ejemplo, que en muchos casos de anemia perniciosa encontramos un desequilibrio emocional psíquico, y al igual que nos hablan en bioquímica de una deficiencia química, podemos hablar de una deficiencia psíquica: la falta de un sentimiento de ser apreciado. No puede haber una sanación permanente, como dice Jung, sin una restauración de la fe; y en este caso la fe debe ser en esa cualidad, cuya falta produjo la deficiencia – debes tener una fe específica en el amor.